“Si nos unimos, podemos” El taller de mujeres sobre el trabajo en equipo y la ayuda mutua

El pasado 20 de enero tuvo lugar el taller “Si nos unimos, podemos” celebrado en la oficina de la sub-alcaldía del distrito 7 de Sacaba al que acudieron la Organización de Mujeres Bartolina Sisa, que participa  en el proyecto “Desarrollo de Capacidades Locales para el Desarrollo Productivo de la Iniciativa Saemaul Undong”. En dicho distrito existen hasta 11 Organizaciones Territoriales Base (O.T.B.) de las cuales tres participan en un proyecto de repostería.

Entre los objetivos de la iniciativa SU, está el fomento del trabajo asociativo y de la ayuda mutua. Es por eso  que se llevó a cabo este taller con la participación de un  grupo de mujeres que necesitaba optimizar tanto el trabajo en equipo como la motivación de cada una de sus integrantes para seguir adelante.

El evento arrancó con la presentación de cada una de las asistentes, seguido de un comentario positivo o una virtud de cada una. Poco después practicaron un ejercicio de reflexión sobre el trabajo en equipo, la solidaridad y la ayuda mutua con el que recalcaron la transcendencia que estos valores tienen para cada individuo. Para ello emplearon piezas de rompecabezas, una por cada participante, y entre todas terminaron por formar la imagen de un corazón. Una vez completado el rompecabezas, se apeló a las asistentes para que expresaran qué les sugería dicha imagen, lo que condujo a una reflexión sobre el amor y la importancia del grupo. Todas las integrantes coincidieron en que cuando falta una pieza o cuando alguien no aporta, el corazón queda incompleto, roto y, por lo tanto, deja de funcionar. De esta manera se señaló la importancia que cada una de ellas tiene en el grupo y lo vital del trabajo asociativo.

Entre las diferentes actividades trataron la fábula de “El Problema”, la historia de un ratoncito cuya vida corre peligro por la llegada de una ratonera a la granja. Cuando éste pide ayuda a los demás animales, ninguno le presta atención ni ayuda dado que no se sienten involucrados. El problema no va con ellos. Finalmente todos los animales se ven afectados y terminan perdiendo la vida. Gracias a esta historia se pudo hacer una reflexión sobre la importancia de prestar atención no solo a lo que atañe a cada uno, sino, a lo que les ocurre al resto de personas, ya que tarde o temprano puede acabar afectándonos directa o indirectamente. De esta forma también se les motivó para que se ayudasen y se prestasen atención las unas a las otras, practicando lo que técnicamente se llama “Sororidad” (Solidaridad entre mujeres).

El taller continuó con otra actividad sobre el trabajo en equipo, para el cual se expuso una imagen de un par de asnos que, de forma individual, trataban de alcanzar su comida situada en extremos opuestos. Al estar atados el uno al otro por una cuerda les era imposible alcanzarlo. Después de dialogar, acuerdan ir juntos hacia un extremo y después hacia el otro logrando alcanzar el alimento y compartirlo. A partir de esta actividad, se consiguió reflexionar sobre lo valioso que es el diálogo dentro del grupo y el trabajo en equipo, además de destacar lo notable que es tener una visión compartida y trabajar todas para conseguir un mismo objetivo.

Tras estas interesantes actividades hubo un espacio para sincerarse y hablar de cómo se sentían en el grupo. De este modo se trabajó en un proceso de catarsis, desahogo y liberación de tensión. Cada una expuso cómo se sentía  dentro del grupo y cómo lo percibía. Se identificaron algunos obstáculos como la falta de tiempo, la entrega a la actividad y la motivación, para llegar a la conclusión de que es fundamental que cada una se preocupe por las otras y distribuyan su tiempo en las diferentes responsabilidades, relevando también la importancia de darse un espacio de tiempo para ellas mismas. Para apoyar esta motivación personal, utilizaron música con el video de la canción ‘El Sexo Débil’ de Jaime Camil. Así, se resaltó la fuerza de la mujer ante la adversidad y el concepto de resiliencia.IMG_8540

Al concluir la sesión se preguntó sobre la opinión que les merecía el taller. Para algunas, el video fue lo que más las motivó. Otras, en cambio, comentaron que las organizaciones perduran en el tiempo más que las personas y que por ello, el trabajo en equipo es importante. Todas coincidieron en  que se habían desahogado durante el taller y que era útil este espacio para poder hablar. En palabras de Sandra Macías, “tener un espacio en el que se habla de qué es el amor o de qué es el equipo es enriquecedor, ya que en el hogar no se tratan estos temas”. El cambio de actitud de las participantes tras la sesión fue positivo y mostraron gratitud hacia la y los técnicos que lo facilitaron.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s