Bolivia y Corea trabajan juntos en la mejora de las capacidades productivas locales

En un texto publicado este año para celebrar los 50 años de las relaciones entre Corea y Bolivia, el embajador de la República de Corea, Lee Jong-Cheol, destaca las “similitudes históricas y étnicas” entre los dos países: “hace 30 años, Corea atravesó una trayectoria muy similar a la que actualmente vive Bolivia. Estoy seguro de que dentro de poco Bolivia logrará un alto crecimiento como Corea, y que dentro de diez o veinte años será uno de los países más desarrollados de América Latina”.

DSCF1401

El jefe de la cooperación coreana, Hyunjun Rho

Laura Fiorotto, funcionaria del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el programa de Articulación de Redes Territoriales en Bolivia (ART), colabora con la oficina de Cooperación de Corea (Koica) en un proyecto centrado en dos municipios de la región metropolitana de Cochabamba. Ella dice que los coreanos “reconocen la similitud que tiene el territorio y la importancia que tiene el sector rural para ambos países”. En ambos casos, el “sector rural es el productor de alimentos que abastece a los grandes centros urbanos. También cuando ellos (los coreanos) comparan lo que es Bolivia hoy con lo que era Corea en los 70, encuentran varias similitudes en los niveles de desarrollo y de pobreza. Entonces consideran que hoy es el momento ¨perfecto” para invertir en un despegue económico de Bolivia.


“Bolivia y Corea comparten una base cultural similar”, dice el jefe de la cooperación coreana, Hyunjun Rho: “la idea del vivir bien tiene su equivalente en ambos países; también compartimos el concepto del trabajo colectivo en las comunidades, como el ayni y la minca, para buscar un bien común. Es por este motivo que se ha escogido a Bolivia para implementar este proyecto”.


El proyecto Saemaul se encuentra siendo implementado por PNUD, con el apoyo financiero de Koica, en un puñado de países en el mundo, incluyendo a Bolivia (para América Latina), Uganda (África) y Laos (Asia), dice el coordinador del programa ART del PNUD, Enrique Gallicchio. Saemaul quiere decir “nueva comunidad”, en coreano. Fue creado en los años 70 para acortar las brechas entre las comunidades rurales y pobres, con las ciudades industrializadas y pujantes. Gracias a este modelo, la tasa de pobreza rural absoluta cayó del 28% en 1970 al 11% en 1978. Hoy, según la revista Fortune, catorce de las 500 empresas más importante del mundo son coreanas, como Samsung, Hyundai, Kia Motors y Daewoo.

En Bolivia se tomó la decisión de implementar el modelo coreano en Tiquipaya y Sacaba, por ser dos municipios del área metropolitana de Cochabamba que presentan tanto áreas rurales como urbanas. El proyecto se desarrolla en estrecha relación con la gobernación de Cochabamba y el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural. Los objetivos: mejorar las capacidades productivas locales y encontrar nuevos mercados, dentro de un “plan articulado entre las organizaciones de productores, las alcaldías, la gobernación y el gobierno central”, describe Gallicchio.


Este proyecto piloto dispone de un presupuesto de un millón de dólares, que se incrementará en un cincuenta por ciento considerando los montos que se comprometieron a invertir las contrapartes locales y nacionales. “Si este proyecto piloto logra unos buenos resultados, podría ser replicado en otros lugares de Bolivia”, dice Hyunjun Rho. Se trata, en un primer momento, de identificar los proyectos estratégicos (como por ejemplo la producción de flores, trucha, maca, etc.), para que luego las asociaciones de productores los presenten al grupo de trabajo local para su selección. “Con este proceso de priorización estratégica, haremos un diagnóstico muy rápido de la realidad del municipio y de sus productores, para ver qué está pasando en el territorio y cuáles son los cuellos de botella”, dice Laura Fiorotto. “El gobierno nacional está muy interesado, sobre todo, en la implementación de mercados comunales, a manera de reducir los costos de intermediación, para que los productores se queden con un mayor valor por lo que producen, pero que además al consumidor final llegue más barata la producción; es un juego de ganar/ganar”, dice Gallicchio.


El impresionante despegue económico de Corea durante la segunda mitad del siglo pasado se explica, según Hyunjun Rho, “por una buena combinación entre un liderazgo fuerte y una participación activa de los recursos humanos; Corea tiene la intención de compartir esta experiencia y de acompañar a Bolivia en esta ruta”.


Foto: Hyunjun Rho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s